Reportar comentario

La verdad ya me tenía loco con sus fotos hasta q por fin la agarré en Quito, y valió la pena el gasto, la verdad fue una experiencia salvaje.
La llamé y me recibió arregladita, es más rica q en las fotos, es una potra en todo el sentido de la palabra, de una nos pusimos a hacer huevadas, apenas pude le mamé ese huevo grande, se le pone muy duro, primero me culeó hasta q ya no pude más de tanta verga q me dio, luego la puse en 4 y le repartí con fuerza, ella gritaba y gemía, al final se trepó en mi verga y me cabalgó mientras se tocaba, acabó encima mío y luego me hizo acabar con la boca.
Amor si lees esto no te vayas de Quito antes de volverte a ver, no pude caminar en 3 días pero el dolor valió la pena.